DespachoDeTaller

Entra y comenta

El mercado de hoy (VII)

Otro grupo con un pie a cada lado del Atlántico es Chrysler.

Hasta 2007 Chrysler pertenecía al grupo Daimler-Chrysler, afincado en Alemania, pero este grupo se disgregó al vender el 80% de las acciones de Chrysler, constituyéndose -la nueva- Chrysler LLC. Bajo el extinto grupo convivían las marcas Chrysler, Dodge, Jeep, Mercedes-Benz, Maybach y Smart. Con la venta del bloque accionarial, las marcas americanas volvieron a situarse en EEUU mientras que las europeas se quedaron en Alemania bajo el nombre de Daimler AG. Pero si digo que Chrysler está en ambos continentes es porque el grupo Fiat adquirió un 35% de Chrysler LLC.

Chrysler LLC opera en Europa a través de estas tres míticas marcas americanas. En conjunto las tres marcas ofrecen un amplio abanico de posibilidades, aunque no tienen presencia en ciertos segmentos porque Chrysler LLC sólo ofrece automóviles que también oferta en EEUU, por lo que no tiene modelos pequeños.

El posicionamiento de las marcas dentro del mercado puede resultar confuso, pero si vemos las gamas como complementarias entre sí en lugar de sustitutivas comprenderemos mejor la ecuación. Y es que Chrysler LLC vende la imagen de un grupo automovilístico, con cada marca luchando en segmentos distintos. Un ejemplo es que otorga la misma denominación para las versiones deportivas de todas las marcas -RT- o -SRT-. Aún así, si comparamos Chrysler con Dodge, Chrysler sería la marca más lujosa, mientras que Dodge sería más deportiva y “sport”. Con “sport” no me refiero a deportiva otra vez, sino que utilizo este término que obtengo de la denominada ropa que sirve para cualquier momento, ropa casual. Chrysler y Dodge sólo compiten entre sí con dos modelos: los compactos y berlinas medias.

Entre los compactos Chrysler ofrece el PT Cruiser, un modelo con una estética atractiva y muy personal, mientras que Dodge propone el Caliber. Ambos tienen una estética monovolumen, incluso SUV si nos referimos al Caliber, pero no ofrecen la modularidad de este segmento. El Caliber está a su vez situado un escalón por debajo en precio e incluye una versión deportiva, la SRT4 con 295 CV. Entre las berlinas medias encontramos el Sebring y el Avenger. Sobre la misma base ambas marcas han desarrollado su propio modelo que comparte incluso mecánicas. La estética del Sebring es más sobria mientas que en el Avenger se ha enfatizado la deportividad al estilo “muscle”.

A partir de este punto las gamas de ambas marcas se diferencian. Chrysler ofrece una berlina grande de cinco metros de longitud, el 300C. Una berlina creada sobre la plataforma del Clase E pero alargada. El Crossfire es un deportivo de tamaño medio creado sobre la base del primer SLK. Por último, Chrysler ofrece el monovolumen, posiblemente, más mítico: el Grand Voyager, que ya sólo se vende en batalla larga para dejar hueco al Dodge Journey, de tamaño menor.

Dodge, además del Avenger, Caliber y Journey ofrece dos modelos más. Por una parte tenemos al Viper. El deportivo que equipa el motor más grande del mercado (a excepción del Veyron), más propio de un camión por los valores de par que alcanza. Además Dodge ofrece un SUV de tamaño medio, el Nitro, un 4×4 enfocado al asfalto pero sin llegar a tener un dinamismo comparable al de sus rivales. Este modelo encaja perfectamente entre los modelos del grupo, ya que la tercera marca del grupo, JEEP, fabricante de todoterrenos exclusivamente, no posee ningún vehículo de estas características.

La oferta del JEEP en todocaminos es un poco extraña. Son dos vehículos los que ofrece pero comparten todos los órganos mecánicos, además del salpicadero. Ambos compiten entre sí de forma directa. Nunca he podido comparar ambos modelos, pero no se me ocurren muchas posibles diferencias entre ellos. El Patriot tiene una estética que recuerda a los míticos Wagoneer, predecesores de los JEEP más familiares, mientras que la estética del Compass es un tanto rara, ya vista en algún concept, sin nada en común con el resto de la gama exceptuando la calandra de siete huecos y los pasos de rueda angulosos típicos de JEEP. En el precio encuentro la diferencia más visible: el Patriot es sensiblemente más barato que el Compass. A parte de eso creo que son prácticamente el mismo coche.

El resto de la gama responde al perfil del mítico JEEP: auténticos todoterrenos. El más pequeño es el Wrangler, todo un clásico y descendiente directo del Willis. Esta última edición permite además la posibilidad de elegir una versión 5 puertas y montar una mecánica diesel. Es un vehículo especial incluso dentro del mercado. Rivales directos se puede decir que no tiene. Podríamos nombrar al Defender -demasiado austero-, al Patrol -más grande- o al Clase G -muchísimo más caro- pero ninguno se le termina de parecer.

Por encima del Wrangler se sitúa el Cherokee. Este modelo compite entre los 4×4 de tamaño medio, sobretodo indicado para quienes busquen ciertas cualidades camperas, ya que la mayor parte de sus rivales en cuanto a tamaño son SUV. Sus competidores vendrían a ser el Grand Vitara, el Sorento y otros modelos con reductora. En contra de esta concepción más campera del vehículo hay que contar que no se mueve de la misma forma que los SUV sobre la cinta negra.

En la parte más alta de la gama de JEEP encontramos dos opciones: el mítico Grand Cherokee y el Commander. A ambos se les puede considerar todoterrenos de lujo, al estilo de los ML y Touareg. Además disponen de un elaborado sistema de tracción total con diferenciales  de deslizamiento limitado que junto a los largos recorridos de suspensión ofrecen unas cualidades camperas impresionantes a pesar de su tamaño. En cuanto al tamaño el Grand Cherokee es un modelo ligeramente más grande pero es el Commander el que ofrece la posibilidad de transportar a 7 personas.

 

En definitiva, este grupo automovilístico se caracteriza por traer sólo modelos que también vende en EEUU pero revisados para satisfacer a los consumidores europeos. Todos sus motores gasolina proceden de allí, a excepción del V6 del Crossfire que es de Mercedes-Benz. Entre los diesel ninguno es de desarrollo propio. El 2.0 es de Volkswagen, el 3.0 de Mercedes y el 2.8 de VM, empresa que pertenecía a Daimler-Chrysler. En cuanto a los chasis, son los mismos que se venden en EEUU pero convenientemente puestos a punto para Europa. Aún así, sus tarados de amortiguación suelen ser más blandos que los de sus homólogos europeos, si exceptuamos modelos como el Viper o el Wrangler. Además sus acabados interiores no llegan a tener la calidad de los modelos europeos, pero es que tampoco lo son.

Anuncios

14 marzo 2009 - Posted by | Chrysler, Dodge, Jeep, Mercado | , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: